Seguidores

sábado, 30 de enero de 2010



¡TENEMOS TANTO QUE HACER !
 
Tenemos tantas cosas que hacer,
que corremos riesgo que ahoguen nuestro ser,
o que engañen, nuestra verdadera sed,
aquellas cosas que no son de trascender...
 
Hoy, como ayer, el primer síntoma
es el descuido de la fe...
Y luego... no escuchar, no valorar, no orar
y, encima, creer que uno está bien...
 
No percibir, no acompañar, mensajes sin contestar
y estar, uno, lejos de los demás...
Sus historias no recordar...
Y, cuando nos buscan, nunca estar...
¿No será complejo de superioridad?
 
Hoy, como ayer,
habrá que revisar nuestro hacer
y nuestra manera de ver...
Porque, suele suceder,
que, en el demasiado y en el poco hacer,
hay guardado un egoísmo, duro de reconocer...

                 Presbítero José Luis Carvajal

7 comentarios:

  1. Me ha llamado la ateción lo de "mensajes sin contestar", parce una nimiedad, pero forma parte de esas cosas pequeñas en las cuales Dios nos pide amar. Cuantas veces una simpes letras mueven el estado anímico a quien las recibe. Nunca alcanzamos a ver el alcance de nustras obras, cuando estas van cargadas de amor de Dios. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Buenos dias padre !
    Lo que dice su post hoy, es del todo cierto. Yo, lo que quiero es recuperar mi fe, y eso cuesta mas, que todos los trabajos del mundo. Aunque, trabajo tampoco tengo, no voy a decirle, que si me gustaria con ganas trabajar y ayudar en casa mas, pues lo poco que ahorré, se lo esta quedando la autoescuela. Bueno, le he sido sincera, seguro que no soy la única con esta situación y no es que me alegue la situación, pues en España, hay mucha crisis, hay oido hablar de la crisis padre ?
    Tambien existe la crisis de la fe, esa es la importante de todas. Dios le bendiga. En el nombre del Padre, y del hijo y el espiritu Santo, Amén.

    ResponderEliminar
  3. Es asombroso lo rápido y fácil que puede calar en nosoros el orgullo y la fatuidad, y este poema lo refleja así. Es importante, esencial diría, que dejemos descansar nuestro ego o lo tiremos por la borda, dejándonos llevar mansamente por el Señor. Recuerdo a San Francisco, tan humilde y sereno en su pobreza, alegre de poder darle a Dios lo que tenía.
    Es un poema muy instructivo. Me alegro que lo comparta con nosotros.
    Abrazo en Jesús y María.

    ResponderEliminar
  4. Permitir que ocupe un trocito de vuestro espacio, para deciros que un compañero bloguero vuestro a conseguido cumplir un sueño…A publicado su primera novela “LA MACULA PURPURA”…Pero para que ese sueño se cumpla del todo, esa novela tiene que ser leída…estuvo mucho tiempo en un cajón y ahora tiene que salir de su ivernación,espero la camaradería de todos vosotros, estoy segura que a todos vosotros os gustaría cumplir un sueño como este, y os puedo asegurar que no hay nada más satisfactorio que ayudar a que ese sueño se cumpla…vuestro compañero es… salmorelli.blogspot.com

    LA MACULA PURPURA…Tiene todo lo que un lector aprecia de una novela…Mafia, iglesia, poder, ambición, amor, y sobretodo lealtad.

    Perdonar y gracias.

    QUE TODOS VUESTROS SUEÑOS SE CUMPLAN!!!!!!!!!

    Mary.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por su visita, siempre es una oportunidad de conocer nuevas personas, pensamientos y sentimientos, lo pondre en mis favoritos para frecuentarlo, un saludo grande...Silvina

    ResponderEliminar
  6. Te devuelvo la visita aceptando tu invitación.
    He de decirte que también me ha gustado mucho tu blog, porque va un poco en la línea del mío: Invitar a las personas que nos visitan a escuchar la voz de Dios, y hacerlos reflexionar de que Él está siempre a nuestro lado, y que nuestros problemas, por muy grandes que sean, siempre encontrarán alivio y luz, si nos dejamos conducir por Él.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Te devuelvo la visita aceptando tu invitación a visitar tu blog. He de decirte que me ha gustado mucho, porque va en la línea del mío: Hacer ver a las personas que nos visitan, que siempre hay esperanza, si nos dejamos acompañar de Dios y nos fiamos de sus palabras y promesas.
    A su lado los problemas y las penas son mucho más ligeras, porque sabemos que Él nunca nos abandonan.
    Te felicito y te prometo que volveré a visitarte.
    Un abrazo. Lourdes

    ResponderEliminar

Te agradezco tu comentario respetuoso...